Entradas

Taller sobre “Comunicación en la pareja”.

En Idealoga Psicología ya tenemos todo listo para nuestro próximo taller.
El sábado 2 de Diciembre a las 10:00 tendrá lugar un taller pensado para todas aquellas personas que quieran profundizar sobre la “comunicación en la pareja”. Impartido por la psicóloga Isabel Trasobares y el psicólogo Jacobo Blanco, hablaremos de diferentes modelos teóricos en la comunicación y los sesgos cognitivos que aparecen. También tendremos oportunidad de ejemplificar contenidos por medio de prácticas, vídeos y otros materiales. Todo ello tendrá como hilo conductor las parejas hoy, las nuevas formas de pareja, las influencias que tienen dentro del mundo digital y la perspectiva de género.
Fecha: Sábado 2 de Diciembre
Hora: De 10:00 a 14:00
Lugar: Colaboratorio Acacias (Paseo de las Acacias 3, 1ºA. Madrid).
Precio: 35€
Plazas: 7-15 personas
Inscricpiones: Ingreso en la cuenta IBAN: ES36 1550 0001 2700 00732123. Concepto: “Taller de comunicación, *Nombre y apellidos*.
Envía el justificante de pago a jacoboblanco@idealoga.org y recibirás un correo de confirmación.

Vínculo de pareja. ¿Qué hace que una relación de pareja merezca la pena?

Vínculo de pareja. ¿Qué hace que una relación de pareja merezca la pena?

La relación de pareja la podemos definir, de forma general, como la unión de dos personas con un proyecto común, en un momento temporal determinado, donde se satisfacen o cubren necesidades personales.

¿Qué deseos o necesidades satisfacemos en el seno de la pareja? Algunos de los más importantes son:

Afectivo-sexuales. Los vínculos afectivos y la sexualidad son aspectos fundamentales en las relaciones de pareja, los vínculos cálidos con expresión de afectos positivos como caricias, ternura, complicidad sutil pueden ser uno de los pilares de la pareja.

Seguridad. La sensación de tener un lugar donde refugiarse u otra persona a la que acudir en caso de dificultades como una enfermedad o problemas económicos.

Valoración. El reconocimiento de aspectos interesantes y satisfactorios, la valía, o las habilidades de uno o una misma, por parte de la otra persona, puede ser un aspecto fundamental en la relación.

Tener hijos o hijas. El deseo de tener descendencia y dar vida, el deseo de cuidar de otras personas.

Regulación emocional. La otra persona puede ser una fuente de regulación, de disminución de la tensión, del estrés, de las preocupaciones cuando uno o una misma no consigue disminuir la tensión emocional o el estrés.

Uno de los factores determinantes que hace que sintamos que el estar en pareja merece la pena es tener la sensación subjetiva de que ganamos más estando en la relación que fuera de ella, es decir, cubrimos más necesidades con la pareja que sin la pareja.

¿Qué dificultades pueden hacer surgir la sensación de que se gana menos con la pareja que sin ella? Pueden surgir dos dificultades fundamentales:

  1. Los miembros de la pareja tienen grandes diferencias en sus deseos o necesidades y como consecuencia alguna de las partes (o ambas) puede percibir que no cubre necesidades básicas.
  2. Las expectativas o ideales de alguna de las partes (o ambas) son demasiado elevados y hacen quedar en falta (tener la sensación de que nos falta algo, de una forma difusa) e insatisfacción continua. En nuestra infancia y adolescencia podemos generar un ideal de pareja donde depositamos todas las esperanzas de obtener lo que deseamos y necesitamos, sin embargo, esto es imposible debido a que las personas tenemos diferentes grados en las necesidades y deseos básicos.

Algunas de las formas de intervenir sobre estas dificultades que pueden surgir en la pareja son:

  1. Reconocer nuestras necesidades, preguntarnos ¿qué necesidades tengo? ¿en qué grado? ¿cuáles son más importantes para mí?
  2. Expresar esas necesidades a la pareja, transmitirlas, explicarlas.
  3. Reconocer las necesidades de la pareja, preguntar por ellas, entenderlas.
  4. El continuo encuentro y desencuentro de las necesidades y deseos humanos nos obliga a negociar continuamente, a expresar lo que necesitamos, a escuchar a la otra persona y lograr encontrar cierta satisfacción por ambas partes.

 

Eduardo Villalobos. Idealoga Psicología.

Malestar en las discusiones. El triángulo dramático.

Las discusiones son una forma de comunicación en la que habitualmente tomamos un tipo de rol específico y esto nos puede producir malestar. Cuando pensamos o hablamos contamos historias propias, a nosotros y nosotras mismas y a los y las demás, dando significado a nuestro día a día. En estas historias se buscan personas aliadas que nos entiendan y apoyen.

Cada cual se puede ver como una víctima, como una persona acusadora o como un persona salvadora-juez. Generalmente, Nos vemos como víctimas, aquellas personas que nos generan malestar son acusadoras; cuando se lo contamos a alguien le pedimos que sea una persona salvadora-juez.

Tenemos pues, los tres puntos que forman el triángulo: Se da un juego en el que las personas implicadas van cambiando de papel, moviéndose entre víctima, persona acusadora y persona salvadora. Un ejemplo claro son las típicas discusiones de pareja:

 

– ¡Has vuelto a dejar el baño hecho unos zorros! (persona acusadora)

discusión (800x505)

– No he tenido tiempo de limpiarlo porque tenía que hacer la cena (víctima)… encima que cocino para ti y para mí, no me digas que eres incapaz de quitar un par de pelos en lugar de estar en el sofá. (persona acusadora)

– ¿Perdona? Pero si he bajado a hacer la compra (víctima) mientras tú estabas de cañas (perosna acusadora). De no ser por mí no habría nada en la nevera ahora .(persona salvadora)

 

Durante este bucle nos enganchamos de manera inconsciente y continuar solo empeora la situación. Pero lo más importante es que oculta los verdaderos motivos del malestar. La sensación de falta de implicación, fatiga, demanda de atención, etc. no se expresan abiertamente porque puede resultar doloroso. Es más fácil pensar en el otro como una persona acusadora y en nosotros o nosotras mismas como una víctima que comenzar a ser personas salvadoras.

Cuando estos casos se dan con demasiada frecuencia, es recomendable buscar ayuda para cambiar esta forma de relacionarnos. Conseguir integrar es mostrar que somos victimas que acusamos y podemos salvarnos mutuamente. Es el primer paso para poder hablar de esos sentimientos más profundos que sustentan estas discusiones habituales.

Jacobo Blanco. Idealoga Psicología.