Eduardo Villalobos es Psicólogo, Experto en Evaluación Diagnóstica a través de Técnicas Proyectivas, Experto en Psicoterapia con niños/as y adolescentes y Experto en Intervención Psicosocial en situaciones de crisis y colectivos vulnerables. Actualmente está estudiando el curso de Especialista Universitario en Clínica y Psicoterapia Psicoanalítica del centro Elipsis y la Universidad Pontificia de Comillas.

Convencido de la necesidad y posibilidad de un cambio social y comprometido en el desarrollo de las potencialidades de todas las personas, su trayectoria profesional está definida por la atención y trabajo con personas en dificultad social, colectivos vulnerables y personas en búsqueda de desarrollo personal.

Sus inicios profesionales se centraron en la atención a adolescentes, niños y niñas; incluyendo en su trabajo a padres, madres y las dinámicas familiares. Actualmente está interesado también en el trabajo con población adulta y se dedica a la atención psicológica de personas en búsqueda de bienestar.

Como psicólogo, su formación en diferentes modelos psicológicos le aporta una mirada amplia a la hora de intervenir y apoyar en los procesos de desarrollo personal de la población a la que atiende. En el trabajo clínico el estudio de la dinámica de la personalidad, los mecanismos de supervivencia y las motivaciones humanas son aspectos centrales de su trabajo. En la actualidad, realiza trabajo clínico y participa en el Programa de atención psicológica, vigilancia de la salud psicológica y prevención de riesgos psicosociales de Hewlett Packard.

En el ámbito de la intervención social y educativa, ha trabajado en  programas de atención a menores en pisos de acogida y desarrollado programas de orientación e inserción laboral de jóvenes con dificultades para encontrar empleo. Actualmente trabaja en el Servicio de Atención Psicosocial de Rivas-Vaciamadrid facilitando la escolarización regular de chicos y chicas absentistas.

Gracias a la formación y la experiencia adquirida está convencido de la especificidad y potencialidad de cada una de las personas a las que atiende y la búsqueda de esas dos cuestiones caracterizan su trabajo clínico y educativo.