LA CUESTA DE ENERO ¿CÓMO AFECTA A NUESTRO ESTADO DE ÁNIMO?

Tras las navidades, las consultas a profesionales en salud mental aumentan entre un 30 y un 40 %. Y es que tras las fiestas el bajón emocional es muy frecuente. De hecho, diversos estudios hablan de que la angustia, apatía o depresión asociadas a la cuesta de enero afectan a ocho de cada diez personas.

Existen distintas causas que podrían explicar estos síntomas:

  • La económica: que no sea la única causa no quita para que sea una de las más importantes. No solo es que hayamos gastado mucho dinero durante las fiestas, es que ahora, la publicidad de las rebajas nos incita a seguir gastando más. Y los precios de todo lo básico (transporte, luz, gas, comida…) suben. Llegar a fin de mes se hace literalmente cuesta arriba.
  • Vuelta a la rutina: tras la parada navideña, dejamos de ver a familiares y amistades y volvemos al día a día. La vuelta al trabajo (o aún peor, a la búsqueda de trabajo) se hace dura.
  • El aspecto físico: es más que probable que hayamos puesto unos kilos de más durante los atracones navideños. Y no nos vemos guapas ni guapos, queremos perder esos kilos que han aparecido y queremos hacerlo tan rápidamente como los cogimos. Pero necesitaremos tiempo y constancia.
  • El propio paso del tiempo: un año nuevo nos recuerda que somos efímeros, que la vida pasa, y muchas veces en enero echamos la vista atrás y nos culpabilizamos por todas las cosas que no hemos conseguido aún.
  • El clima: el invierno es más propicio a la depresión por el frío y porque los días son más cortos y tenemos menos luz.
  • La Navidad y Año Nuevo son fechas que contienen muchos significados: “cierre de una etapa y comienzo de otra”, fechas en las que “hay que ser feliz”, “fechas en las que hay que pasar tiempo con la familia”, etc. Algunas personas pueden no sentirse bien al no verse identificadas con estos significados socialmente establecidos.

 

Foto 2 artículo Eva ene. 16Estos factores provocan en muchas personas apatía, insomnio, tristeza… Pero ¿qué podemos hacer para gestionar “la cuesta de enero”?, algunas sugerencias son:

  • Normalizar: pensar que de trata de un momento emocional puntual y transitorio que va a remitir muy probablemente de manera progresiva cuando retomemos el ritmo de nuestras actividades.
  • Economía familiar: puede resultar útil planificar adecuadamente las compras y replantarnos los gastos mensuales. En lo referente a “las rebajas” evitar compras innecesarias, planificar un presupuesto y hacer una lista de artículos puede ayudar.
  • Nuevos propósitos: el comienzo de año es una buena oportunidad para plantearse nuevos objetivos y comenzar nuevos proyectos. Es importante plantearnos objetivos realistas y metas concretas. También ayuda plantearnos dichas metas desde una perspectiva proactiva: “quiero”, “necesito”, “elijo”; no desde la obligación del “debería”, “tengo que”.

Si tras una etapa de intentar gestionar la angustia, apatía o bajo estado anímico los síntomas no remiten la mejor opción es acudir a un/a especialista para poder hacer una valoración de lo que está ocurriendo.

Eva Barrio Iglesias. Idealoga Psicología.

Fotos cedidas por la fotógrafa Nathalie B.

 

Sexualidades: claves y reflexiones…

El pasado 12 de diciembre realizamos el taller Sexualidad: Claves para el trabajo terapéutico, dentro del ciclo de talleres Neuronas y Tornillos organizado por Idealoga Psicología.

De la mano de Carlos de la Cruz Romo, sexólogo y psicólogo con larga trayectoria profesional, nos planteamos muchos interrogantes de la manera en que nos relacionamos hombres y mujeres; también muchos retos a nivel educativo, informativo y de asesoramiento, y aprendimos claves muy interesantes para llevar a la práctica como profesionales que trabajan en procesos terapéuticos.

En Idealoga Psicología estamos convencidas de la importancia que tiene pararnos a pensar en cómo nos enfrentamos a las relaciones afectivas y sexuales, al modelo o concepción de sexualidad que tenemos, en nuestras actitudes y comportamientos sexuales, etc., tanto como profesionales de la psicología, que apoyamos a otras personas en su desarrollo personal, como por uno y una misma; porque derivado de la concepción que tenemos de nuestra sexualidad así serán las pautas y abordajes de los procesos terapéuticos que nos encontramos en consulta, las ideas que ofrecemos, las herramientas que utilizamos…

¿Alguna vez te has parado a pensar en cómo te enfrentas a las relaciones sexuales?, ¿crees que es interesante hacerlo?, ¿cómo te influye la educación recibida en tu manera de relacionarte con otras personas?… Merece la pena prestar atención a la Sexualidad de manera reflexionada, no como lo solemos hacer; es decir, generalmente como algo instintivo que va surgiendo y no nos paramos a pensar demasiado en ello, en cómo me relaciono, qué actitudes tengo, cuáles han sido mis aprendizajes, cómo podría mejorar mis relaciones íntimas, etc. Con esta reflexión podemos facilitar que nos conozcamos mejor, que aprendamos a aceptarnos tal y como somos, y que podamos aprender distintas formas de expresar nuestros deseos, intereses, gustos… de manera que sintamos más satisfacción en nuestras relaciones.

Con Carlos de la Cruz reafirmamos nuestra concepción de que “en esto de la sexualidad cada persona es única y peculiar. Y en esto, más importante que lo que se hace o se deja de hacer en el ámbito sexual, es el cómo se vive”… No hay que olvidar que esa “vivencia” es lo más importante.

El objetivo, por tanto, de un proceso de asesoramiento o terapia sexual, es que esta “vivencia” sea lo más satisfactoria posible, y en esas “vivencias placenteras” cada persona tiene mucho que decir, ya que es el o la protagonista de las mismas.

Por tanto, más que de sexualidad habría que hablar de Sexualidades, del plural de las sexualidades. Cada persona, siente, piensa actúa de manera diferente, y como ser único e irrepetible, su conducta sexual será igual de peculiar. “Cómo se vive la sexualidad” difiere de una persona a otra, por tanto, todas las vivencias posibles son plenamente válidas.

Por otro lado, también es importante pararnos a pensar sobre cómo afecta a nuestro modo de comportarnos sexualmente el hecho de que seamos hombres o mujeres.

– ¿Qué características tienen los modelos femeninos y masculinos en las relaciones afectivo-sexuales que conocemos?.

– ¿Quién toma la iniciativa?.

– ¿Es diferente que un chico/hombre tenga muchas relaciones sexuales o que sea una chica/mujer quien las mantenga?.

– ¿Qué pasa si un hombre expresa sus sentimientos?.

– ¿Qué pasa si durante una relación sexual ella dice cómo y dónde le gusta que la acaricien?

Existe un montón de ejemplos más, cómo son las relaciones en las películas, cómo se comportan las personas de tu entorno, qué te cuentan tus amigos y amigas de sus relaciones personales…

Nuestra sugerencia es que pongamos en duda estos modelos y construyamos desde la libertad nuestras relaciones afectivas y nuestra sexualidad. Teniendo en cuenta que, en una cuestión como ésta, que implica de forma tan importante a otras personas, el diálogo, la comunicación, el encuentro y la expresión de nuestros sentimientos, deseos, necesidades y preferencias es esencial para poder conocernos, gustarnos, seducirnos y enamorarnos. Por tanto, lo que podemos hacer para resolver algunas dificultades y disfrutar más de nuestras relaciones es, entre otras cosas:

  • poner en duda la información y los modelos de relación que nos llegan a través de los medios de comunicación, la publicidad, la historia, incluso los modelos familiares o los que encuentro entre mi grupo de amigas y amigos… Las cosas no tienen que ser siempre iguales ni tienen que ser sólo de una manera, las relaciones interpersonales evolucionan y son diversas…
  • Ser capaces de poner en marcha nuestro pensamiento crítico, ¿cuáles son los errores, dificultades, fallos de este modelo? ¿por qué no me gusta?…
  • Y ser capaces de construir nuestro propio modelo de pareja, a partir de nuestro pensamiento, nuestra experiencia y nuestro deseo de ser felices…

El reto sería, entonces, que aprendamos a conocernos, a aceptarnos y a expresar nuestros gustos, deseos e intereses de modo que seamos felices. Esto, en definitiva, es ser uno mismo y una misma, conociendo y aceptando cada cual su peculiaridad y expresándose desde sus propios deseos y coherencias.

Casi nada, ¿verdad?… pero creemos que intentarlo al menos merece la pena. Pues ¡manos a la obra!.

Beatriz Cubilledo. Idealoga Psicología

Gestión de emociones

La gestión de emociones requiere de estrategias que están al alcance de todas las personas. Los acontecimientos vitales estresantes (un atasco, una discusión con mi pareja, un informe con plazo de entrega ajustado…) están presentes en la vida de todas las personas provocándonos estados emocionales que en ocasiones consideramos molestos o desagradables.

Existen distintas estrategias que podemos poner en práctica para gestión de emociones. James Gross muestra en sus trabajos una recopilación bien organizada de las estrategias más eficaces para moderar la intensidad y los efectos adversos de estas experiencias emocionales.

  1. Selección de la situación. Ante situaciones estresantes puedo tomar decisiones y elegir en qué condiciones me expongo a esas situaciones. Por ejemplo, la noche antes de un examen importante podemos decidir ir a cenar con una amiga que siempre me hace reír en vez de irnos a la biblioteca a una última sesión de estudio con otros compañeros nerviosos.
  1. Modificación de la situación. En la cena antes de nuestro importante examen si nuestra amiga nos pregunta qué tal llevamos el examen le15764640890_bf8a72f5e1_b podemos decir que preferimos hablar de otras cosas.
  1. Dirección de la atención. Las situaciones que vivimos presentan distintos aspectos y puedo elegir en cuál de ellos centrarme. Si de vuelta a casa me viene a la cabeza el examen puedo distraerme cantando en mi cabeza una canción que me gusta mucho.
  1. Redefinición cognitiva. Las situaciones estresantes que vivimos también pueden tener distintos significados. Otra de las estrategias de regulación emocional es elegir qué significado le damos a estas situaciones. Antes del examen puedo pensar que “es sólo un examen y que no es una prueba de mi valía personal” en vez de pensar que “me juego mucho y que si fallo decepcionaré a mucha gente.

Numerosos estudios demuestran que este tipo de estrategias disminuyen la experiencia de “desagrado” o “malestar” que experimentamos ante las situaciones mencionadas; reducen la expresión de emociones “negativas” sin reducir la expresión de emociones “positivas” lo que tiene un efecto favorable en nuestra salud (al modular los niveles de presión arterial, entre otros), y también un efecto favorable sobre nuestras relaciones sociales.

Diego Delgado. Idealoga Psicología

Emociones ¿Qué son?¿Para qué sirven?

En primer término, las emociones conllevan una reacción fisiológica y corporal que se produce en un contexto determinado y a la que hemos aprendido poner el nombre de una emoción, en nuestra cultura.

Por ejemplo: la reacción fisiológica y corporal (llanto) de un niño ante la retirada de un juguete lo llamamos “enfado”; y una reacción similar ante una puerta que se cierra bruscamente lo llamamos “susto”. El niño está aprendiendo a nombrar las experiencias emocionales de acuerdo con los mensajes de su entorno sociocultural.

En este abordaje ya nos encontramos diferentes elementos que forman parte de lo que entendemos por emociones:

  • Reacción fisiológica: aceleración del pulso cardiaco, dilatación de pupilas, configuración del gesto facial, llanto…
  • Contexto o situación estimular: retirada de un juguete, puerta que se cierra bruscamente…
  • Término o palabra que usamos para denominar tal emoción: enfado, miedo, tristeza…

A todo esto hay que añadir que el término emoción proviene del latín emotĭo, que significa “movimiento o impulso” y motivación proviene del latín motīvus, relativo al movimiento. Distintas teorías plantean que las emociones suelen estar asociadas a determinados comportamientos. Dependiendo del tipo de emoción es más probable que llevemos a cabo unos comportamientos que otros.

Sabemos que cuando estamos tristes es más probable que nos quedemos en casa que acudamos a una fiesta; cuando tenemos miedo a volar evitamos subir a un avión…

Siguiendo esta línea de pensamiento y los planteamientos de Darwin, encontramos una teoría sobre la  funcionalidad de las emociones. Las emociones cumplen una finalidad, nos sirven para algo: el miedo protege a través de comportamientos como la huida o la evitación del riesgo. La tristeza propicia el descanso, la recuperación y generar el espacio necesario para pensar en nuevas acciones. La ilusión y la alegría nos predisponen a emprender.

Según los expuesto, las emociones estarían compuestas por los siguientes elementos: reacción orgánica, contexto, término que usamos para nombrarla, función y comportamientos (y pensamientos) asociados.

¿Para qué sirven las emociones?

Según lo dicho, en última instancia las emociones nos ayudan a sobrevivir. Lo emocional es uno de los rasgos más significativos que ha perdurado a lo largo de la evolución de las especies. Lo emocional como elemento fundamental es la parte más antigua de nuestro cerebro, la más protegida y con numerosas conexiones con la parte más evolucionada del cerebro.Skater

A pesar de su relevancia, se ha producido una separación radical/cartesiana entre razón y emoción. Además de la relación de oposición, la modernidad introduce una relación jerárquica entre estos conceptos, planteando una subordinación de la emoción a la razón.

Aunque la ciencia a nivel teórico ha superado las posiciones duales por planteamientos sistémicos, las creencias culturales mantienen la visión dualista. En el caso de la división entre emoción y razón podemos acudir al pensamiento de Hanna y Antonio Damasio:

Creer que las operaciones más refinadas de la mente están separadas de la estructura y del funcionamiento del organismo biológico es un error, porque cerebro y cuerpo constituyen un organismo indisociable integrado por circuitos reguladores bioquímicos y neuronales que se relacionan con el ambiente como un conjunto, y la actividad mental surge de esta interacción”.

Por tanto, las emociones no sólo contribuyen a la supervivencia sino que las emociones construyen, nos impulsa a la acción y a la reflexión. Sin emociones no podríamos comprender lo que ocurre en el mundo, no podríamos crear alternativas y mejorarlas, y no podríamos actuar sobre nuestra realidad para transformarla. Las emociones sirven para tomar conciencia, reflexionar, evaluar acontecimientos, crear y actuar.

Diego Delgado. Idealoga Psicología

¿Qué podemos hacer para gestionar el estrés?

Foto de Pawdidi

Foto de Pawdidi

El estrés es una respuesta adaptativa que nos permite dar solución a situaciones nuevas, complejas o amenazantes.

El estrés nos permite estar activadas y atentas en una entrevista de trabajo, en un examen, ante la enfermedad de una persona querida, en una reunión importante…

¿Por qué es un problema el estrés?

El estrés sólo es un problema cuando es más intenso de lo necesario para resolver un problema. Cuando, por ejemplo, en una reunión estoy más activado o activada de lo necesario y puede empeorar mi desempeño en esa situación.

O cuando se mantiene demasiado en el tiempo y nos genera malestar psicológico y puede llegar a dañar nuestro organismo con problemas como la hipertensión, dolores de espalda, problemas digestivos…

¿Qué podemos hacer para gestionar nuestro estrés?

La mejor manera de abordar nuestro estrés es hacerlo desde distintas líneas. Algunas de éstas son las siguientes:

Reconducir los pensamientos

Algunos pensamientos pueden incrementar nuestro nivel de estrés. Puedes modificar estos pensamientos para reducir tu estrés.

Algunos ejemplos:

  • Y si…: “y si sale mal, será terrible”; lo puedes cambiar por: “al menos voy hacer que escuchen mi opinión y si no les convence buscaré una alternativa”
  • Reglas tácitas: “No debo cometer fallos” por “si cometo un fallo es porque me he implicado en la tarea no porque quiera”.
  • Interpretar las intenciones de las demás personas: “lo ha hecho para faltarme el respeto” por “ha llegado tarde pero no necesariamente para faltarme al respeto, le puede haber pasado algo”

Comunicarnos de manera asertiva

La comunicación asertiva es otro de los factores de protección frente al estrés.

Comunicarnos de manera asertiva es afrontar aquellas situaciones de comunicación que nos son difíciles pero que contribuyen a situarnos en mejores escenarios para gestionar nuestro estrés: pregunta lo que dudes, expresa tus opiniones, solicita ayuda, negocia prioridades, informa de lo que te ocurre…

Cuidar nuestras relaciones personales

Tratar bien a la gente es una manera de fortalecernos. Sabemos que el apoyo social es un buen modulador del estrés y que aquellas personas que disponen de gente a su alrededor para afrontar dificultades, tienden a tener menos problemas de ansiedad y depresión.

Dedicar tiempo a nuestras aficiones

Realizar actividades que nos apasionen, divierta, nos satisfagan o al menos nos distraigan es otro de los factores de protección frente al estrés.

Estás actividades suelen ocupar parte de nuestro pensamiento generando un efecto protector frente a pensamientos amenazantes o ansiógenos.

A veces, este efecto lo encontramos pasando tiempo con nuestra familia, también podemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el placer de un hobby… (teatro, pintura, deporte, tertulias, conferencias, bricolaje, idiomas, viajes..).

Cultivar nuestro sentido del humor

Michael Miller, director de cardiología preventiva del Centro Médico de la Universidad de Maryland e investigador sobre los efectos de la risa sobre el corazón encontró que: “Reírse puede ser importante para mantener un endotelio –pared de los vasos sanguíneos– sano y reducir el riesgo de insuficiencia cardíaca. No recomendamos que se ría y no se haga ejercicio, pero sí que intente reírse con asiduidad. Un total de 30 minutos de ejercicio tres veces al día y 15 minutos diarios de risa probablemente sean buenos para el sistema vascular“.

Practicar deporte

Hay una relación directa entre la práctica deportiva y el estado de ánimo. Está demostrado que el ejercicio físico libera una serie de sustancias (endorfinas, oxitocina…) que desconectan los núcleos cerebrales que nos relacionan con amenazas,  y nos hace sentir mejor y nos predispone a encontrar soluciones.

Acudir al gimnasio, nadar, jugar al tenis o realizar cualquier otro deporte es una buena idea para gestionar el estrés pero también prácticas más moderadas como dar paseos o salir a caminar.

Diego Delgado. Idealoga Psicología

Sexualidad, claves para el trabajo terapéutico

Idealoga Psicología comenzó el pasado mes de octubre el ciclo de talleres prácticos Neuronas y Tornillos.

Son talleres breves que nos permiten aprender de profesionales con una larga e interesante trayectoria profesional. Están centrados en la transmisión de las claves prácticas que no se aprenden en los libros, sino en el ejercicio diario de una profesión.

En Diciembre presentamos el taller:

Sexualidad, claves para el trabajo terapéutico

Impartido por Carlos de la Cruz Romo, Psicólogo y Sexólogo, con más de 25 años de experiencia, referente en el ámbito de la Sexualidad en el trabajo con familias, personal sanitario, agentes sociales, educadoras y educadores, y personas con discapacidad, entre otros colectivos.

El taller nos permitirá aprender pautas, herramientas, técnicas e ideas prácticas para mejorar nuestra práctica profesional y acompañar procesos terapéuticos en relación a la sexualidad de las personas que acuden a consulta.

FechaSábado 12 de diciembre de 2015

Horariode 10 a 14 horas.

Lugar de celebración:

Colaboratorio. Idealoga Psicología.

Paseo de las Acacias 3, 1ºA, 28005 Madrid

Metro y Renfe: Embajadores

Autobuses: C1, 27, 34, 36, 116, 118, 119


PRECIO

El precio del taller es de 30 €

FORMA DE PAGO

Mediante transferencia bancaria en el nº de cuenta de Banca Popolare Etica.

Titular: Idealoga, s. coop. mad.

IBAN: ES7615500001260000706523

Indicando en el concepto: Inscripción taller Sexualidad y tu nombre y apellidos

Para formalizar la inscripción envía un correo a diegodelgado@idealoga.org junto con el resguardo de la transferencia.

O puedes pagar mediante Paypal




MÁS INFORMACIÓN O DUDAS:

Escribir un mail a beatrizcubilledo@idealoga.

“Neuronas y tornillos”, un ciclo de talleres prácticos para profesionales de la psicología y disciplinas afines

Este curso queremos comenzar impulsando una iniciativa de formación de profesionales del ámbito de la psicología y la intervención social con un ciclo de talleres prácticos llamado “Neuronas y tornillos”.
Estos talleres son posibles gracias a la generosidad de profesionales con una larga trayectoria en su ámbito de trabajo. Son talleres en los que estos/as profesionales nos transmiten los conocimientos acumulados en su práctica profesional y las claves prácticas que no se aprenden en los libros, sino en el ejercicio diario de una profesión. Tienen una duración breve, en torno a las 4 horas formativas, y un carácter práctico.
Comenzamos el curso escolar 2015-2016 con un taller de Mediación Familiar, impartido por Ángeles Pascual de la Fuente, Psicóloga y Mediadora Familiar, con más de 30 años de experiencia.

Los contenidos principales que se van a tratar son:

  1. Los principios y metodología de la Mediación Familiar.
  2. La Mediación Familiar desde la práctica.
  3. Exposición de casos prácticos.

El taller se celebrará el Sábado 17 de octubre de 2015, de de 10 a 14 horas, y tiene un precio de 30 €.

El lugar de celebración es el Colaboratorio. Idealoga Psicología
Paseo de las Acacias 3, 1ºA 28005 Madrid
Telf.: 915 211 533
Metro y Renfe: Embajadores
Autobuses: C1, 27, 34, 36, 116, 118, 119

Llámanos para ampliar información o hacer la inscripción. No te pierdas la oportunidad de formarte con profesionales de referencia en tu ámbito profesional ¡te esperamos!

Inauguración del Colaboratorio Acacias, un espacio colectivo de trabajo para compartir

Este año hemos iniciado la aventura de creación de un espacio colectivo de trabajo en el que están presentes varias de las personas y empresas que más admiramos en el mundo del trabajo cooperativo.

El día 8 de Octubre presentamos en sociedad el Colaboratorio Acacias y a las entidades que compartimos el espacio. Nos gustaría que fuese un lugar donde las sinergias fortaleciesen a nuestros proyectos y a nuestras entidades, brindaremos por ello a partir de las 19:00.

En este acto se presentarán las entidades que habitan el colaboratorio, tendremos la oportunidad de compartir lo que aporta este espacio de colaboración a nuestros proyectos.

Pero además, este espacio surge con el propósito de fortalecer y visibilizar el movimiento madrileño de la Economía Social y Solidaria. Es un espacio abierto a la construcción de una ciudad democrática, justa y solidaria y por este motivo sus espacios están disponibles para la realización de eventos o para dar respuesta a las necesidades de organizaciones como REAS (Red de economía alternativa y solidaria) o el Mercado Social. Es por eso que queremos aprovechar este momento de celebración para dar a conocer diferentes iniciativas que se están fraguando en el mundo de la Economía Solidaria de Madrid.

Queremos que el Colaboratorio Acacias sea un altavoz para la Economía Solidaria y por eso, durante la tarde daremos la palabra a organizaciones como el Grupo Cooperativo Tangente, Traficantes de Sueños o Economistas sin Fronteras, para que compartan con nosotras y nosotros sus últimas propuestas.

Si quieres conocernos, si quieres construir Economía Solidaria, si te interesa trabajar cooperando ven al Colaboratorio Acacias el día 8 de Octubre a partir de las 19:00h.

Estamos en el Paseo de las Acacias 3, 1º A
28005 Madrid
Metro: Embajadores y Acacias
Renfe: Embajadores
Autobuses: C1, 27, 34, 36, 116, 118, 119

Para cualquier cuestión, propuesta y para confirmar asistencia hazlo en:
colaboratorio@idealoga.org

10 claves para la buena vida, un curso de Idealoga Psicología para el desarrollo personal

¿Tienes preguntas importantes y quieres compartirlas?

¿Te apetece establecer nuevas relaciones con personas que comparten las ganas de crecer?

¿Deseas aprender algunas claves para vivir mejor?

Desde Idealoga Psicología, proyecto perteneciente al Grupo Cooperativo Tangente, hemos diseñado el curso “10 claves para la buena vida” que comenzará el 9 de Octubre de 2015.

En este curso trataremos de buscar respuestas en colectivo que nos orienten en nuestro proceso de desarrollo personal.

Trataremos de crear un espacio de construcción colectiva de experiencias de bienestar que podamos llevar a nuestra cotidianeidad.

Hemos preparado una amplia e interesante selección de temas que, de la mano de las y los mejores profesionales de Idealoga Psicología, nos permitirán reflexionar sobre la construcción de nuestro autoconcepto, la relación fundamental entre emociones, pensamientos y comportamientos, el sentido del humor, la consciencia sobre nuestra propia experiencia, la comunicación, la interdependencia y el conflicto, la construcción colectiva de la realidad y las relaciones de pareja. Una selección de temas muy atractivos para comenzar el curso regalándonos tiempo para crecer y comprender mejor nuestras relaciones y nuestro mundo.

El curso incluye dos actividades pensadas para construir bienestar y aplicar muchas de las herramientas y aprendizajes que vayamos adquiriendo en las sesiones teórico-prácticas de los viernes. Una visita al Retiro de Madrid para descubrir las historias que tienen que contarnos los árboles y una visita al Madrid donde se tejen las alternativas que construyen una realidad diferente en nuestra ciudad, solidaria, ecológica y comprometida.

El curso comienza el 9 de Octubre de 2015 y tiene una duración de ocho sesiones que se realizarán siempre en viernes, en horario de 17:30 a 20:30.

El curso se realizará en el Paseo de las Acacias, 3 1ºA, un nuevo espacio de colaboración y construcción colectiva abierto en Madrid. Dónde se ubica el proyecto Idealoga Psicología.

Si eres consumidor/a y/o socio/a del Mercado Social de Madrid recuerda que puedes pagar el 100% de tu inscripción en boniatos y además, recibirás un 3% de bonificación en tu cuenta de moneda social.

Si quieres saber más sobre el curso, días en que se celebrarán las sesiones, precio, profesorado y sobre cómo inscribirte en él puedes descargar aquí el díptico informativo.

Tres puntos de encuentro entre los derechos humanos y la economía social y solidaria

1. Democracia, solidaridad, respeto por la dignidad humana

Existe una estrecha vinculación entre los principios que guían la economía social y solidaria (ESS) y los derechos humanos. El enfoque de derechos implica un cambio radical de valores y prácticas, equiparable al que plantea la ESS, que aborda la economía desde un punto opuesto al actual. No son más que dos caras de la misma moneda. Un modelo de economía no puede definirse como social y solidario sin tener en cuenta los derechos humanos, al mismo tiempo que los derechos humanos no pueden concebir una economía sin que sea social y solidaria.

Los dos ámbitos comparten valores, ideales y prácticas. En primer lugar, encontramos la democracia como lugar común. Entendida como un sistema de gestión comunitario, de respeto y de toma de decisiones, atraviesa la ESS en toda su amplitud, mientras que el respeto por los derechos humanos parte indiscutiblemente de la democracia como premisa.

Otros de los valores que se comparten son la cooperación, el compromiso, el apoyo mutuo, la equidad o la solidaridad. Todos ellos se ponen en práctica por medio de las actividades diarias de la ESS, así como en la manera de concebir y gestionar la propia economía. La ESS se basa en el bienestar de las personas y su entorno, en lugar de la acumulación de riqueza. Se promueve además un consumo responsable y una repartición equitativa de los beneficios. Los derechos humanos, por su parte, son el medio básico por el cual las personas podemos desarrollarnos en libertad y dignidad. La realización de los derechos está presente en cada aspecto cotidiano de nuestras vidas.

Todos estos valores y prácticas abordan desde una perspectiva interesante la dignidad humana, epicentro de los derechos humanos y punto central de conexión entre éstos y la ESS.

2. Ferias como espacios y herramientas de visibilidad

Los derechos humanos y la ESS se encuentran también en espacios físicos como jornadas, ferias y congresos. Si nos maravilla la creciente afluencia y participación en la Feria de Economía Solidaria de Catalunya (FESC) cada año -este octubre celebraremos la IV edición-, cuando abrimos los ojos al resto del estado también vemos una extensa trayectoria, como los ejemplos de Idearia en Córdoba o la VI Feria de Mercado Social de Aragón.

El pasado fin de semana -25 y 26 de septiembre- hemos participado en la apertura de esta última estableciendo puentes entre los derechos humanos y la economía social y solidaria. A pesar de ser conscientes que la ESS ya incorpora los derechos humanos en su ADN, en esta feria se ha querido hacer explícito.
Esta aportación surge de la colaboración durante dos años entre el Observatorio DESC, la Xarxa d’Economia Solidària (XES) y la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS), que han trabajado para desarrollar el enfoque de derechos en la ESS. El proyecto ha culminado con la elaboración de una publicación virtual que permite ligar desde la teoría y la práctica 115 experiencias de todo el estado.

Las ferias son una de las principales herramientas de visibilización del sector y una forma de acercar esta otra economía a un público más amplio. Ante grandes infraestructuras y presupuestos como los destinados al Mobile World Congress o a la Feria del Automóvil, las Ferias de Economía Social y Solidaria consiguen unos resultados y un impacto difíciles de imaginar con los pocos recursos de los que se dispone. Esto es debido a la implicación e intercooperación de los diferentes proyectos y muy especialmente a su capacidad de autogestión.

3. El ‘mercado social’

Uno de los efectos de la crisis económica de los últimos años es la pérdida de poder adquisitivo y la desactivación y descapitalización de la economía local y el pequeño comercio en beneficio de las grandes corporaciones, una tendencia manifiesta y explícita de los mercados de consumo neoliberales. La riqueza y la producción se concentra todavía más en menos manos, con la consecuente pérdida generalizada de derechos económicos por parte de la ciudadanía. Y lo que es más grave, las decisiones que llevan a esta situación son tomadas por unas pocas élites a través del sistema financiero globalizado y de las instancias internacionales gubernamentales, cooptadas por las grandes corporaciones.
Pero la crisis deja también otros efectos significativos, como el crecimiento exponencial del número de personas y organizaciones que creemos que otra forma de producir, consumir, distribuir, ahorrar y gobernarnos es posible.

Los mercados sociales son una expresión de este cambio de conciencia, y consisten en una forma de organización de la actividad económica que se basa en la democracia, la intercooperación, la carencia de ánimo de lucro y la orientación a las personas, al medio ambiente y al bien común.

Los mercados sociales los promueven, con especial eficacia, por un lado las entidades de la economía cooperativa, social y solidaria -entre las que cuentan cooperativas, asociaciones, fundaciones, redes e iniciativas informales de autogestión-, y por otro lado los y las consumidoras responsables.

Los mercados sociales y la economía solidaria son, por lo tanto, una forma de organizar la economía, las relaciones de producción, de trabajo y de consumo, que tienen en cuenta los derechos humanos. En la medida que nuestros derechos son interdependientes e indivisibles, poder satisfacer nuestras necesidades -como trabajo, vivienda, energía, sanidad, educación, comunicaciones, cuidados o la alimentación- de manera responsable, es a la vez una manera de hacer efectivos estos derechos.

Autoría del artículo ODESC y XES